¿Es necesario el estudio de la mente en educación?

521

INTRODUCCIÓN

¿Es relevante preguntarnos en Chile si el estudio de la mente tiene sentido?. Parto de la premisa que es de suma importancia. El país a través de la historia, especialmente en los dos últimos siglos ha aumentado su cobertura escolar llegando prácticamente a abarcar la población total de niños y niñas en edad de ingresar a la escuela formal.  Esto ha implicado entonces que un grupo inmenso y especialmente heterogéneo de estudiantes se enfrente día a día a los desafíos de un sistema educativo que probablemente no ha estado preparado para asumir el desafío de las diferencia y del ¿Cómo aprendemos?.

En ese sentido, especialmente cuando el número de estudiantes era menor el conductismo era una teoría llamativamente funcional, en un mundo más inmóvil que ésta sociedad llamada de la “información y el conocimiento”. Los desafíos eran probablemente menores en términos de enseñanza y la idea de solo provocar “aprendizaje” a través de estímulos externos parecía acertada  (de hecho todavía lo parece en muchas prácticas docentes).

En este contexto, asumiendo que en una sociedad más compleja, con un universo escolar muy basto y diverso, el estudio de la mente para poder mejorar la relación dialógica de enseñanza – aprendizaje parece necesaria.

¿Pero qué teoría? ¿Qué enfoque? ¿Por qué tal o cual?. Estas son las preguntas que cruzan esta reflexión. En ese sentido la idea es presentar algunas de las teorías relevadas, elegir de entre ellas la que suscribo como más interesante y fundamentar dicha elección.

DESARROLLO

Es importante comenzar haciendo  mención a la dicotomía que producía en los estudiosos la definición de EDUCACIÓN ya que algunos consideran viene del vocablo latino EDUCARE (que significaría transferir, pilotar, alimentar que requiere la necesidad de instructor y que adscribiría a un proyecto directivo o de intervención) otros de EDUCERE  (que se relaciona con extraer de adentro hacia afuera, se entiende como la capacidad de educarse un modelo de extracción o desarrollo).

El primer concepto, el de Educare que de alguna manera primó sin contrapeso hasta los años noventa en Chile, y que todavía tiene cierta validez en las prácticas en aula, llevó a que el conductismo fuera la teoría explicativa del aprendizaje más “acertada” ya que la idea de que podemos enseñar aplicando estímulos externos provocaría resultados acertados en los sujetos  a los cuales se aplica ese método. Pavlov, Watson y finalmente Skinner lo grafican claramente: “Durante mucho tiempo se ha supuesto que la tarea del maestro es impartir información; entrenar la mente; ayudar al estudiante a comprender las relaciones, ayudarlo a apreciar la literatura, el arte  la música; estimular y cambiar las actitudes (por ejemplo en con problemas raciales). Pero el maestro no actúa sobre la mente o sus facultades, ni sobre los rasgos de carácter o personalidad. El actúa sobre la conducta del estudiante, y lo hace cambiando el medio ambiente verbal o no verbal en el cual vive el estudiante[1]. Aquí el estudio de la mente no tiene mayor sentido y el profesor no tiene porque involucrarse en el rol citado.

Pero ya el paradigma del constructivismo empieza a tomar mayor forma en Chile. Este enfoque “Básicamente puede decirse que es la idea que mantiene que el individuo —‚tanto en los aspectos cognitivos y sociales del comportamiento como en los afectivos— no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposiciones internas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción entre esos dos factores. En consecuencia, según la posición constructivista, el conocimiento no es una copia de la realidad, sino una construcción del ser humano. ¿Con qué instrumentos realiza la persona dicha construcción? Fundamentalmente con los esquemas que ya posee, es decir, con lo que ya construyó en su relación con el medio que le rodea[2].  Autores como Piaget, Vigotsky (con su zona de desarrollo próximo) y Ausubel (con su planteamiento de los anclajes con conocimientos previos) comienzan a ser recurrentes en las escuelas de pedagogía en Chile. Se entendía que la sociedad de la información y el conocimiento no podía observarse con una lupa conductista.

Pero si bien ha sido visto el tema de la interacción social como pilar del aprendizaje de los estudiantes el punto de vista de los aspectos cognitivos, las disposiciones internas, (quizás ahora con el boom de la neurociencia) no ha sido tratado con suficiente profundidad y es ahí donde seguramente los aportes de la ciencia cognitiva tienen espacio.

En ese sentido la ciencia cognitiva nos entrega herramientas valiosas para comprender los procesos de representaciones mentales de las personas, por ejemplo a través del enfoque computacional representacional de la mente que trata de explicar el aprendizaje casi exclusivamente desde los procesos internos de los sujetos mediante estos experimentos que arrojan una interesante cantidad de datos: “La hipótesis central de las ciencias cognitivas es que la mejor forma de estudiar el pensamiento es entenderlo en términos de estructuras de representaciones mentales sobre las que operan procesos computacionales[3]. El conexionismo por otro lado a través de su propuesta de estudiar la mente como el trabajo de redes nodales también intentan explicar los fenómenos de inteligencia y aprendizaje de los sujetos desde los procesos biológicos-físicos-internos. Todo lo anterior, enmarcado dentro de las Teorías cognitivas clásicas, van allanado el camino a ir comprendiendo mejor ¿cómo entendemos? ¿cómo funciona la mente?.

Finalmente las teorías de la cognición distribuida (“el pensamiento no ocurre sólo en las mentes individuales sino que implica la cooperación de muchos individuos”[4]) y la situada[5] (especialmente) vuelcan la mirada en el ambiente en que se desarrollan las personas tratando de dar explicaciones a las repuestas planteadas anteriormente asumiendo que el aprendizaje puede ser construido en sociedad y contextualizado culturalmente. Todo lo anterior es un paso enorme para consolidar la existencia de la mente y de que ella en su complejidad puede ser explicada. El problema es ¿Qué enfoque elegir?.

La idea de este trabajo es problematizar y respecto de eso es que conviene presentar debilidades de los enfoques señalados.

En principio las teorías cognitivas básicas al enfocarse exclusivamente en modelos de simulación computacional y/o modelos algorítmicos niegan la posibilidad de la generación de representaciones mentales que digan relación con la interacción con los sujetos frente los problemas de su entorno natural, sensorial y/o social. Esto de alguna manera se presenta como carencia ya que es sumamente cuestionable pensar que los procesos cognitivos no se ven afectados por el ambiente ecológico[6] en que se desenvuelven los sujetos. Para el caso que nos ocupa que es el chileno corresponde hacerse la pregunta, asumiendo los distintos estímulos socio-culturales-económicos de nuestros estudiantes, de si ¿es que podríamos llegar a respuestas o leyes generales ocupando modelos que dejen afuera los contextos ambientales y los aspectos sensoriales?. En principio parece demasiado difícil, por ende hay que seguir escarbando.

El sistema dinámico como explicación de los fenómenos cognitivos, si bien escapa a la rigidez secuencial que presenta el primer modelo (computacional) y que genera ciertas ecuaciones no lineales que podrían explicar conductas y decisiones que escapan a los atractores que en principio denotan regularidades, pero que en ciertos momentos la existencia un número abultado de ellos podría generar caos, también adolece de falta de contexto ecológico, por tanto para la realidad de la educación chilena, se vería como un enfoque incapaz de presentar respuestas interesantes para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje en nuestras escuelas. Además de que hasta ahora todavía es una representación muy restringida para aplicarla al pensamiento humano, especialmente porque el número de ecuaciones no lineales que se han encontrado para explicar, desde su perspectiva los procesos mentales, todavía es acotada.

La cognición situada es una explicación o enfoque interesante, porque releva la importancia del contexto en el que van produciendo los fenómenos cognitivos de los sujetos. El problema surge, toda vez en que se pone todo el énfasis en el ambiente, negando los procesos internos de cognición como importantes, porque a fin de cuentas, y ratos adoleciendo del mismo problema que el conexionismo, llega a establecer cierta relación con el conductismo que ya deseché (y en general se ha dejado de lado) como teoría que explica los fenómenos de cognición (de hecho no cree en ellos desde una perspectiva interna) y menos sirve para poder enfrentar el desafío de hacer dialógica la relación enseñanza-aprendizaje en la educación chilena actual.

¿QUÉ HACER?

Si asumimos la educación como Educere entonces la vamos a entender como la que busca ver a los estudiantes como poseedores de un proceso cognitivo interno que irá desarrollando además estimulado con el contexto y ambiente en que estos procesos se desenvuelvan. Desde ese punto de vista, el constructivismo parece que podría cubrir todas nuestras necesidades teóricas. Pero en principio deberíamos para mejorar las prácticas educativas en Chile analizar y estudiar todas las diversas teorías que reconocen y estudian a la mente humana.

En Chile durante el siglo XX ha predominado en investigación educativa, especialmente lo que se puede llamar el paradigma científico arraigado, esencialmente, hasta mediados de la década de los 50 en la psicología[7]. Posteriormente la etnografía como método, la sociología y en muy pocos casos la pedagogía han contribuido a la investigación educativa en el país. Por tanto, el primer paso sería hacer estudios multidisciplinarios que involucren a las ciencias cognitivas con los aportes de la filosofía, la psicología, la biología, la neurología, la computación, la pedagogía y otras a fin de nutrir la investigación educativa en Chile de elementos y resultados de estudios enfocados a modelos computacionales que simulen representaciones mentales, algoritmos lineales y/o no lineales que expliquen el comportamiento y estudiar la modificación cognitiva por estímulos ambientales y sociales tomando en consideración los tipos de escuelas que hay en el país, tomando en cuenta la enorme desigualdad socio-económica de nuestra población. Los resultados de múltiples estudios orientados en esa dirección pueden, sin duda, enriquecer el quehacer pedagógico por el que pasa un segundo paso:  Ver como conseguir que la investigación  tenga efectos prácticos en la enseñanza – aprendizaje. Esto tiene que ver con que estos esfuerzos mancomunados de investigación de la mente deben darse en lugares que logren una decantación de sus resultados en las escuelas de pedagogía a fin de entregar a los futuros profesores mayores herramientas en el entendimiento de los procesos cognitivos de sus estudiantes en contextos tan disímiles como los que una sociedad como la chilena pueden entregar. A su vez, los profesores en ejercicio pueden ayudar a los estudios multidisciplinarios con la metodología de investigación – acción que podría arrojar datos sobre el desarrollo cognitivo en contexto a fin de que los estudios tengan una extensión fuera del “laboratorio”.

CONCLUSIÓN

Todas las teorías y enfoques estudiados en el curso tienen debilidades. Especialmente en lo referente a negar la existencia de procesos internos de cognición o por el contrario minimizar el impacto del contexto en el desarrollo cognitivo de los sujetos.

Pero sin lugar a dudas, esas mismas teorías, han tenido grandes avances y han servido de soporte a nuevas comprensiones de los fenómenos cognitivos que son esencia del trabajo educativo.

Es en los avances en que deben focalizarse estudios multidisciplinarios en Chile que sean inclusivos a muchas disciplinas a fin de establecer resultados que tengan un correlato factual en la práctica educativa.

Finalmente y en conclusión, a mi juicio, no es correcto asirse a un enfoque o teoría de manera pura y desapegada, sino que deben estudiarse las diversas variables, datos, resultados, aportes que entregan muchas de ellas y a partir de allí establecer el “como” se puede hacer más efectiva, eficiente y dialógica la relación de enseñanza-aprendizaje en Chile.

BIBLIOGRAFÍA

Bronfenbrenner, Urie (1987) : La Ecología Del Desarrollo Humano. Paidós, Buenos Aires.

Carretero, Mario (1997):  “Desarrollo cognitivo y aprendizaje” Constructivismo y educación. Progreso. México.

Salazar, P. (2009): Implicaciones de la cognición situada y distribuida para el aprendizaje. Tesis para optar al grado de Magister en Filosofía. Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades. Capítulo 1 (Cognición y Aprendizaje: Enfoque histórico) y capítulo 5 (Teorías Alternativas: Cognición Distribuida y Situada).

Sánchez, Freddy (2010): Pensamiento e investigación educativa en Chile: Tránsito histórico hasta mediados del siglo XX. En http://critica.cl/educacion/pensamiento-e-investigacion-educativa-en-chile-transito-historico-hasta-mediados-del-siglo-xx

Skinner F.C.(1978): “Reflexiones sobre el conductismo y sociedad”. Ed. Trillas, México.

Thagard, P. (2008). La mente: Una introducción a la ciencia cognitva. Buenos Aires: Katz Editores.


[1] Skinner F.C.: “Reflexiones sobre el conductismo y sociedad”. Ed. Trillas, México, 1978. P. 140

[2] Carretero, Mario “Desarrollo cognitivo y aprendizaje” Constructivismo y educación. Progreso.México, 1997. P. 41.

[3] Thagard, P.: La mente: Una introducción a la ciencia cognitva. Buenos Aires: Katz Editores. 2008. P. 28

[4] Ibid.  p. 312

[5]La cognición es un proceso circular, es decir, forma parte y es producto de la actividad cotidiana, su ubicación o ser en el mundo, en el contexto y la herencia de la cultura” En Salazar, P. (2009): Implicaciones de la cognición situada y distribuida para el aprendizaje. Tesis para optar al grado de Magister en Filosofía. Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades 5 (Teorías Alternativas: Cognición Distribuida y Situada). P. 13

[6] Uso para la idea de ecología en entendido de Bronfenbrenner

[7] Sánchez, Freddy: Pensamiento e investigación educativa en Chile: Tránsito histórico hasta mediados del siglo XX. En http://critica.cl/educacion/pensamiento-e-investigacion-educativa-en-chile-transito-historico-hasta-mediados-del-siglo-xx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s